Fotos de Liga

En El Confidencial hemos decidido desentrañar la verdad y para ello hemos preguntado a varios varones sobre sus preferencias tras el coito. Es extraño, el sexo ha ido fenomenal, pero una vez que termino noto una mezcla de vergüenza y depresión, explica que no sabía lo que era y que, generalmente, cuando le ocurre no quiere hacer nada. Se trata de un síndrome que produce que, después del sexo, a algunas personas les invada una sensación de tristeza o ansiedad sin razón aparente. Y después Anteriormente se creía que solo le sucedía a las mujeres, pero un estudio de la Universidad de Tecnología en Australia descubrió que ellos también pueden sentirlo. Otros, como Roberto, de 31 años, por ejemplo, son claros defensores de los mimos después: No sé por qué se tiene la idea generalizada de que solo queremos dormir.

1.048 Comentarios

Sí, es un loop que no se termina nunca. Le pregunté si denial la podían cambiar y me dijo que el jefe no quería. A mí me gustaba mirar todos estos detalles, porque todo es muy jodido. En el fondo es bastante agrio. Es algo terrible, es la bálago por la paja. Si al principio me había reventado la cabeza porque había descubierto un nuevo mundo de placer maravilloso, la cosa empezó a volverse oscura poco a poco, por la evidencia de todo este cutrerío. Sí, mucho.

Búsquedas recientes

Yo estoy en las mismas, u es algo bien feo, siento q ya no me quiere Lorena dice: 4 febrero, a las am Mi esposo esta igual. No besa. No toca. Simplemente nada y tenemos poco de casados. Me ha despreciado mucho sexualmente hablando que estoy agotada emocionalmente,El bet que no siente deseo sexual asi de simpleque yo puedo masturbarme y comprar juguetes, que no hay brete para usarlos a solas ya que no desea participar … es el unico problema de nuestro matrimonio. Alone se que A partir de actualidad soy yo quién ya no quiere nada. Ya no quiero que me toqué.

Categorías Populares

Estaba encantada. Mi mirada, mis pasos, mi voz, nunca volverían a ser gemelo. La seguridad me hizo grande sobre todo ante el hombre. Ella es Lucía, masajista erótica, sex coach, sexblogger en erotismounicolucia y un regalo para mí, hambrienta por conocer cada gama sobre la sexualidad. Nos conocimos hace poco en un congreso de sexología y me propuso contarme sus secretos profesionales, para que las mujeres lo sepan Ana y puedan disfrutarlo, sintiéndose unas verdaderas diosas, me dijo. Una mujer valiente y generosa que muestra sus destrezas en talleres y cursos, seguro tan especiales como ella. Yo me dejé enseñar, por supuesto. La escuché hablar sobre su trabajo y me sedujo con su primera frase: Belleza, el masaje erótico es gracia, me expresó cuando le pregunté qué era para ella. Bajo sus manos y su cuerpo había una assumed role diferente cada vez, con emociones, ambición y necesidad de sentirse amada, ya fuera por un rato.

359360361362363